PM 2.5 por

¿Qué son las partículas PM 2.5 y por qué son peligrosas?

La Materia Particulada, PM 2.5, por sus siglas en inglés y su medida, son unas partículas muy pequeñas que están en el aire y cuentan con un diámetro de 2.5 (o menos) micrómetros, que equivalen a una diezmilésima de pulgada. Esto es menor que el grosor de un cabello humano.

La Comisión Nacional de la Megalópolis activó, el pasado 14 de mayo, la doble contingencia ambiental, también llamada contingencia ambiental extraordinaria, en el Valle de México, porque se llegó a un registro con valor de 158 puntos en el Índice de Calidad del Aire por exceso de estas partículas.

La PM 2.5 es una mezcla que puede incluir sustancias químicas orgánicas, polvo, hollín y metales, y está considerada por la U.S. EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) como uno de los criterios contaminantes del ambiente. Por lo general, este tipo de partículas son emitidas por los automóviles, camiones, fábricas, incendios, quema de madera, entre otras cosas.

Los riesgos que conllevan estas partículas PM 2.5 y sus consecuencias se enlistan a continuación:

  • Las partículas más pequeñas se desplazan profundamente dentro de los pulmones cuando respiramos.
  • Se ha demostrado que la contaminación por partículas finas causa muchos efectos serios en la salud incluyendo enfermedades cardíacas y pulmonares.
  • Los niños, los ancianos y las personas que sufren de enfermedades cardíacas y pulmonares, asma o enfermedades crónicas son más sensibles a los efectos de la exposición a PM 2.5.
  • Los niños, personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas también son sensibles a los efectos de la Materia Particulada.
Y los síntomas que pueden provocar son:

  • Irritación en los ojos, nariz y garganta.
  • Tos
  • Sibilancias. Un silbido agudo al pasar el aire por los conductos respiratorios.
  • Opresión en el pecho.
  • Dificultad para respirar.
En caso de que viajemos a la CDMX o que estas partículas alcancen niveles de riesgo, en algún momento, en nuestra ciudad, estas son las recomendaciones a seguir:

  • Evitar actividades al aire libre. No realizar actividades vigorosas tales como ejercicio intenso, el cual incrementa la dosis de contaminantes inhalados.
  • Evitar la realización de actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre en centros escolares. En caso que sea posible, se recomienda que los grupos sensibles permanezcan en sus hogares (infantes, personas de la tercera edad y enfermos de las vías respiratorias y cardiovasculares).
  • Permanecer en interiores, con las ventanas y puertas cerradas.
  • Evitar la cocción de alimentos con leña, carbón o gas; no prender velas o incienso y no fumar.
  • En caso de contar con aire acondicionado, utilizarlo en modo de “recirculación”. Si tiene que realizar actividades de limpieza, que sean en húmedo.
  • Acudir al médico en caso de haberse expuesto al humo o si sienten molestias.
  • Evitar el uso de lentes de contacto.
  • Facilitar el trabajo desde casa, especialmente para trabajadores que forman parte de los grupos sensibles.
  • En el caso de hogares cercanos a las zonas de incendio, donde el humo sea denso, colocar toallas húmedas en las zonas por donde pueda introducirse a las habitaciones (ranuras de puertas y ventanas). Si es posible, retirarse del área.
  • En caso de encontrar cenizas provocadas por los incendios, evite el contacto con ellas, no permita que los niños y las mascotas entren en contacto, impida el contacto de las cenizas con su piel; si necesita barrerlas del piso u otras superficies, humedecer ligeramente y no permita que se suspendan de nuevo en el aire.

Responder