Rosca de Reyes

El origen de la Rosca de Reyes y el “muñeco”

La tradición de comer pan con dátiles e higos (Rosca de Reyes) es bastante antigua y nos lleva hasta la saturnalia romana, una festividad que se realizaba del 17 al 23 de diciembre en honor al dios Saturno y que coincidía con el solsticio de invierno. Entonces se elaboraba un pan redondo con higos, dátiles y miel. En el siglo III empezó a introducirse un haba seca en el pan y aquél que la encontrara era nombrado rey de reyes por un corto tiempo.

Con la llegada del cristianismo se intentó revocar esta tradición por ser pagana, aunque tiempo después fuera adoptada para celebrar la epifanía el 6 de enero, día en que se celebra la adoración a los Reyes Magos.

En México, esta tradición llegó desde España en el siglo XVI. El “muñeco” al que todos estamos acostumbrados encontrar en el interior de la Rosca de Reyes fue de porcelana en algún tiempo, ahora está hecho de plástico y simboliza la huida de María y José para ocultar al niño Jesús del rey Herodes. Y ya es bien sabido que aquel al que le toque llevárselo en su rebanada, será el padrino y tendrá que invitar los tamales el día de la Candelaria (2 de febrero).

Existen diferentes simbolismos religiosos, aparte del mencionado antes, que se le han atribuido al delicioso pan. Por ejemplo, su forma ovalada representa el amor infinito a Dios que no tiene inicio ni fin, algo así como el uróboros. Los adornos de dulce y fruta seca, serían las distracciones en el mundo que no nos permiten encontrar a Jesús. El cortar con cuchillo el pan, el peligro que corre el niño.

Existen diversas variantes de la rosca alrededor del mundo, desde el King’s Cake en Estados Unidos, el gallete en Francia, Bélgica y Suiza, hasta Bolo Rei y tortell, en Portugal y Cataluña respectivamente. Además que en algunos lugares, el haba suele ser sustituida por regalos o incluso dinero.

Esta tradición no solo llenará estómagos este 6 de enero, pues resulta ser un producto con una derrama millonaria, ya que la industria panificadora nacional la estimó en alrededor de 600 millones de pesos para este 5 y 6 de enero.

Vayan preparando el chocolate caliente y no se vayan a tragar el muñeco si les toca.

 

Responder